Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 3 de abril de 2017

Reseña Nº 149: Hacia rutas salvajes

Hacia rutas salvajes (1996)


libro-chris-mccandless
Jon Krakauer
Ediciones B
298 páginas

Primero que nada, hay que aclarar que se trata de un libro de periodismo investigativo. En donde el autor intenta ser sólo una voz que entrega datos y hechos, sin involucrarse personalmente. Difícil tarea, porque se nota que a Jon Krakauer le apasiona el tema que investiga: La muerte del joven estadounidense Christopher Johnson McCandless.

Pero la investigación de una muerte solo adquiere interés para el público, cuando los hechos que la rodean son de una extraña naturaleza, en este caso, de una naturaleza inspiradora. Porque Chris McCandless sorprendió a todo el mundo y a su círculo familiar cuando decidió luego de graduarse en la universidad en 1990, dejar todo su futuro prefabricado de lado, para vivir de forma imprevista.

"Tal como él lo veía, se había pasado cuatro años preparándose para llevar a cabo una obligación absurda y onerosa: graduarse." Pág. 41.

Cansado de la sociedad, sus reglas, estabilidad y comodidad que adormecían su espíritu, decide ir a recorrer diferentes estados de su país, recurriendo a su propio esfuerzo y habilidades. Chris no quería depender de su familia ni tampoco de la sociedad y sus cadenas. Por lo tanto, en sus recorridos intentaba evitar dentro de lo posible las grandes ciudades y se dedicaba a transitar por parajes naturales, visitando de vez en cuando pequeños pueblos, para pasar temporadas cuando el clima no le era favorable. Sus recorridos, la gente que conoció, sus ideas y pensamientos, son los que reconstruye Jon Krakauer en base a toda la información que pudo reunir, partiendo por los escuetos escritos y fotografías del mismo McCandless. El autor hace especial énfasis a la última aventura de Chris, en donde pasó casi cuatro meses en los desolados parajes de Alaska, mal equipado y con escasa preparación, lo que le costó la vida en Agosto de 1992. 

Mucha gente me ha comentado por la redes, que no saben si leer este libro o no; es un eterno pendiente para ellos. Así que les voy a aclarar, la forma en que está estructurado y su contenido a grandes rasgos, para no arruinarles la lectura. 

En primer lugar el autor inicia contando con todos los pormenores la peregrinación de Chris, desde el año 1990. Va iniciando los capítulos con fragmentos de los libros que llevaba consigo el joven explorador, entre ellos destacan autores como Tolstoi, Thoreau y Jack London. Todo lo reconstruye a través de las fotografías y detalles de la improvisada bitácora que escribía McCandless, complementándolo con los testimonios de la gente que lo conoció y ayudo en esos días. Por lo cual, a lo largo de la narración de Krakauer, se van sumando postales y cartas de aquellas amistades que Chris iba haciendo en el camino. En esas notas es donde se aprecia con mayor claridad las ideas del joven y su forma de ver el mundo.

"Sé audaz. Son demasiadas las personas que se sienten infelices y que no toman la iniciativa de cambiar su situación porque se las ha condicionado para que acepten una vida basada en la estabilidad, las convenciones y el conformismo. Tal vez parezca que todo eso nos proporciona serenidad, pero en realidad no hay nada más perjudicial para el espíritu aventurero del hombre que la idea de un futuro estable. El núcleo esencial del alma humana es la pasión por la aventura. La dicha de vivir proviene de nuestros encuentros con experiencias nuevas y de ahí que no haya mayor dicha que vivir con unos horizontes que cambian sin cesar, con un sol que es nuevo y distinto cada día". Pág. 86. 

La reconstrucción que hace el autor de los recorridos de McCandless entre 1990 y 1992 es bastante detallada, y muchas veces ahonda en las descripciones geográficas para mostrar a lo que se enfrentaba, por lo mismo incluye variados mapas de aquellas zonas. 

mapa-ruta-mccandless
Ruta de Chris McCandless

Detiene un poco la narración en Abril de 1992, que es cuando Chris decide vivir su última gran aventura en Alaska. Hasta ese punto ya nos ha relatado casi la totalidad de las experiencias del joven explorador; nos podemos hacer una idea de sus intenciones y pensamientos. 

Ahora que el lector ya se ha familiarizado con el protagonista, el autor intenta reconstruir su personalidad contrastando sus aventuras con las de otros jóvenes de otras épocas. Así, nos relata diferentes casos en que se repite de forma similar la conducta de McCandless. 

"La tragedia de Chris McCandless puede comprenderse mejor si estudiamos algunos predecesores que parecen cortados por el mismo patrón exótico". Pág. 124.

También dedica varias páginas a contar con todo detalle, su propia experiencia de juventud. Cuando manifestaba la necesidad de libertad y de enfrentarse a la naturaleza, con el fin de revelarnos no solo sus actos, sino la forma en que pensaba en esos tiempos, para trazar posibles similitudes con McCandless.

"..., quiero advertir al lector que interrumpo el hilo de la historia principal con fragmentos de una narración inspirada en mi propia juventud. Lo hago con la esperanza de que mis experiencias arrojen un poco de luz sobre el enigma de Chris McCandless". Pág. 10.

De esta forma intenta a través de analogías, construir un perfil general de Chris. Para complementarlo aún más, se dedica en extenso a relatar los testimonios de su familia: hermanos, padres y hermanastros. Tomando como referencia, el día que les comunican el hallazgo de su cuerpo. Desde ahí se explaya en sucesos de su infancia, juventud, su pasado como atleta, su vida de estudiante, anteriores aventuras y sus constantes desavenencias con sus padres, en donde hay todo un proceso de distanciamiento. Esta sección explica muchos de los fragmentos en que Chris se refiere a ellos. 

"Me divorciaré de ellos de una vez para siempre y no volveré a hablar con ese par de idiotas". Pág. 97.

Luego el autor retorna a la historia principal, vuelve a Abril de 1992 y nos cuenta en detalle los preparativos y las situaciones que afrontó Chris para sobrevivir casi cuatro meses en los bosques al norte del monte McKinley, en Alaska. 
Habla de cómo identificaron el cadáver y de los errores que cometió el joven de veinticuatro años que en suma le costaron la vida. Errores que, de haberse preparado e informado mejor, no hubieran sido un obstáculo para volver sin problemas junto a sus amigos. Krakauer ahonda en esos detalles que McCandless pasó por alto, y llega a una sólida conclusión. Se apoya también en el reconocimiento que hizo en el lugar de los hechos un año y una semana después del descubrimiento de su cadáver.  

Con todos los datos y testimonios que reúne Krakauer, deja entrever que McCandless nunca pecó de soberbio, ni presentaba problemas mentales. Era un joven que no contenía su naturaleza, deseaba vivir experiencias nuevas, enfrentarse cada día a un nuevo reto y buscar una solución para superarlo. Él sentía que la ayuda económica de su familia y las facilidades tecnologías de la sociedad contemporánea no lo dejaban manifestar todo su potencial, manteniendo su espíritu dormido. A través de estas páginas me quedó la sensación de que Chris McCandless, desde que abandonó el camino impuesto por la sociedad, fue enormemente feliz, más feliz que cualquiera de nosotros que seguimos las rutas convencionales. 

"La libertad y la simple belleza de la vida son algo demasiado valioso como para desperdiciarlas". Pág. 55. 

El libro en sí, es una investigación, por lo que literariamente deja mucho que desear, se estructuró y relató de una forma convencional, tal como debería ser. La lectura se me hizo pesada en varias partes, debido a que se alejaba demasiado de la historia principal. Me hubiera gustado que el autor se hubiera involucrado más en la narración, destacando las ideas de Chris, que son lo que realmente le dan vida a este libro; los motivos por lo que decide emprender la aventura. Como dije, es una estructura convencional, pero que paradójicamente relata una historia que quiere romper justamente eso; hay un contraste entre la forma en que está narrado y lo que se cuenta. Volvió abstracto, un libro que tenía todas las características para no serlo. 

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar