Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

martes, 28 de marzo de 2017

Reseña Nº 148: El obsceno pájaro de la noche

El obsceno pájaro de la noche (1970)

libro-donoso
José Donoso (1924 - 1996)
Penguin Random House
Contemporánea
Debolsillo
484 Páginas

El obsceno pájaro de la noche es reconocida como la mejor novela del escritor Chileno José Donoso. En su tiempo, rompió todos los esquemas narrativos conocidos, abandona el orden, el realismo y nos sumerge en una especie de pesadilla; en un caos. El mismo autor la cataloga como una novela coral, de muchas voces, como una sinfonía; en vez de aflorar notas musicales, son ideas que se amplifican y se reducen, pero que siempre están ahí; afloran cuando el autor las llama, y a veces lo hacen al unísono.
En el inicio, parte de una base sólida, como si se tratara de una novela lineal. Nos presenta "La casa de ejercicios espirituales de la Chimba", una especie de convento, o claustro en decadencia, cuyo fin inicial se remonta a finales del siglo XVIII; ahora es una simple propiedad que ha pasado de generación en generación, perteneciente a una familia de la aristocracia chilena de origen vasco: "Los Azcoitía". Es una casona que con los años se fue ampliando, pero que se encuentra en franco abandono y deterioro. El personal religioso es un residuo de lo que fue, y el resto de los habitantes son ex-sirvientes o "viejas", que por la edad ya no tienen dónde vivir ni trabajar, y unas jóvenes huérfanas sin ningún destino. El personaje principal, el narrador de esta historia es: "el mudito", una suerte de conserje que arrastra un carrito con materiales de limpieza y trastos, por los oscuros y olvidados corredores de la casa de la Chimba. 

Donoso no especifica una fecha exacta en donde se desarrollan los hechos, como si quisiera dejar su historia flotando en otro plano dimensional, lo que acentúa aún más la sensación de pesadilla. Pero hay algunas pistas con las que podríamos deducir una fecha. En un momento da a entender que la Casa de la encarnación de la Chimba, lleva más 150 años a manos de la familia Azcoitía. Y también cuenta que se fundó a fines del siglo XVIII, por lo que probablemente la historia se desarrolle en el Chile de mediados del Siglo XIX; en los años cincuenta o sesenta. 

Los habitantes de la Casa tienen una estrecha relación con los últimos vástagos de la familia Azcoitía:  Inés y Jerónimo. A este matrimonio le pertenece la casa, y hay discrepancias entre ellos sobre su destino: Conservarla o demolerla. Este hecho es el que de alguna manera les da el primer impulso a los personajes: hecha a andar un mecanismo de autodestrucción. La decisión de demoler o no la casona de adobe, es el resultado final de una serie de historias pasadas y presentes, que corren paralelas y luego se entrelazan. Se conocerán en profundidad las vidas de Inés y Jerónimo, como además las de algunas de las habitantes de la casona y la del misterioso narrador: "el mudito".

"Dicen que ya nada es como en los viejos tiempos. Sin embargo, esta casa se conserva igual, con la persistencia de las cosas inútiles". Pág. 46.

Cuando hablaba de un mecanismo de autodestrucción lo decía en serio, les explico: La novela se ciñe dentro de un universo que tiene dos vías de acceso, por un lado tenemos a esta familia aristócrata, que representan la puerta de entrada y la fachada, mientras que la puerta de servicio está representada por los habitantes de la casa de la Chimba. Las dos puertas están cerradas, nadie entra ni sale de ese universo hermético creado por Donoso. Lo que se relata en la historia son las relaciones que existen entre esas dos puertas; entre los personajes, sin dejar de lado nada, llegando hasta las más profundas intimidades y pesadillas. Hay que verlo como una casa, como un pequeño mundo interconectado entre los patrones y los sirvientes, donde se deja de lado toda la perspectiva exterior para dar completo análisis a lo interior; a lo que hay detrás de cada uno de ellos. Donoso juega con el hermetismo, con la ausencia de salidas, lo deja claro cuando habla del mítico imbunche; la novela completa es un imbunche. Tenemos este primer mundo cerrado herméticamente, luego el matrimonio Azcoitía es otro mundo hermético, también lo es la casona de la Chimba, a la que el mudito le va tapiando poco a poco ventanas y puertas, cerrándola y aparantándola del mundo exterior. Y el mismo mudito, el narrador, al parecer sordomudo, poco a poco va perdiendo contacto con la realidad.

Esto es simplemente magnífico. Donoso crea mundos dentro de mundos y dentro de ellos afloran esas ideas y temas de decadencia y desmoronamiento como una sinfonía musical. La novela está viva, y la estructura no es rígida; se mueve. Sí, el autor creó una estructura móvil, las paredes iniciales, la fachada y la puerta de servicio, se mueven, se van juntando, y los personajes que viven entre ellas no tienen escapatoria. Poco a poco ese universo va a ser completamente aplastado, mundo a mundo van a ir siendo destruidos hasta que todo desaparezca. Es un proceso de autodestrucción.

"Estoy solo en el centro de la tierra rodeado de paredes ciegas en este sótano que me comprime, rocas, ladrillos, tierra, huesos, cavo, cavando y rompiendo con las uñas y los dientes, el recuerdo de esa ventana mentirosa que habían colgado para que creyera que existía un afuera". Pág. 253. 

En este libro, al igual que en Coronación y el Jardín de al lado, se reitera la fascinación de Donoso por lo que está por acabarse. Por las casas deterioradas a punto de destruirse, por las familias aristocráticas en decadencia, por el ocaso de la vida de las personas. Pone a los ignorados como protagonistas, a los que son siempre sombras de sus patrones: a los sirvientes. Transmite a través de ellos, la despersonalización que sufren al trabajar para cumplir los sueños de otros y no los propios. De ahí que la portada de esta edición resalte las máscaras de las que tanto habla en la novela, ese afán de ser alguien; y para ser alguien, debe ser reconocido por los que no tienen rostro; uno no puede existir sin el otro. Llama a los patrones, a las personas de éxito como portadores de máscaras, mientras los subordinados, son los destinados a no tener rostro.

"Sí, papá, sí se puede, cómo no, se lo prometo, le juro que voy a ser alguien, que en vez de este triste rostro sin facciones de los Peñaloza voy a adquirir una máscara magnífica, un rostro grande, luminoso, sonriente, definido, que nadie deje de admirar". Págs. 83-84.

La narración de "el mudito" es extraordinaria, a través de ella nos vamos internando en la pasión y el deseo que arrebata a los personajes y los lleva a cometer todo tipo de actos. Narra de una forma muy matizada; a veces lenta, y en otras acelera de pronto, como si se quedara sin aire, reemplaza los puntos por comas, y da paso a una verborrea o delirio, que utiliza en los momentos en que se tuerce la realidad, y los sueños se confunden con lo concreto, atravesando esos mundos herméticos como si fuera un fantasma. Adelanta nombres y hechos que no tienen sentido en un principio, que luego conecta cuando se avanza en la historia. El mudito se disfraza de todos los personajes, los encarna, les pone voces, delira con ellos, los acompaña en las pesadillas e interactúa con los monstruos. A veces cambia de perspectiva y personajes rápidamente, sin ni siquiera poner un punto de por medio, conformando una prosa a voces preciosa. Incluso dentro de la misma historia Donoso reflexiona sobre lo que escribe:

"Sentía la necesidad de retorcer lo normal, una especie de compulsión por vengarse y destruir y fue tanto lo que complicó y deformó su proyecto inicial que es como si el mismo si hubiera perdido para siempre en el laberinto que iba inventando lleno de oscuridad y terrores con más consistencia que el mismo y que sus demás personajes, siempre gaseosos, fluctuantes, jamás un ser humano, siempre disfraces, actores, maquillajes que se disolvían... sí, eran más importantes sus obsesiones y sus odios que la realidad que le era necesario negra". Pág. 410. 

Para leer este libro hay que deshacerse de todas las costumbres convencionales a la hora de enfrentar una novela, razonarla no tiene sentido, hay que navegar sobre ella, someternos a los vaivenes de su prosa, dejarnos llevar por los laberintos y la oscuridad al compás del carro del mudito.

Muchos aconsejan antes de leer este libro, informarse primero, descubrir cómo se gestó, cómo fue el proceso que vivió Donoso para crearla. Incluso recomiendan leer antes alguno de sus otros libros. Pero en mi opinión, aquello hay que dejarlo para después, y leer la novela sin ninguna influencia. Es un libro único que recomiendo a todo aquel, que no quiera una historia nueva, sino una experiencia nueva, una narrativa diferente. Es por eso que la preciosa edición de bolsillo de Penguin Random House, incorpora al final del libro, la forma en que se fue gestando la novela, contada por el mismo Donoso, incluyendo el episodio de delirio que vivió en un hospital; suceso que le ayudó a ordenar sus ideas para escribirla. Una estupenda forma para analizarla luego de leerla.

Muchas gracias a Penguin Random House Chile, por el envío del ejemplar


10 comentarios:

  1. Hola!! Este no lo he leído pues siempre le tuve respeto a no entenderlo, sin embargo al leer tu magnífica reseña me vienen sin duda las ganas de leerlo, eso sí, tiene que ser en el momento preciso, sino no se si lo disfrute. Gracias por contarnos.
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    No he leído nada del autor, pero por lo que cuentas, no sé si es para mi, porque soy mucho o demasiado de razonar un libro porque pasan las cosas, es algo que creo que no puedo evitar, aunque este sería un buen ejemplo para empezar a intentarlo, no hay que descartarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Muy buena reseña, muy completa. Y muy interesante el libro, no lo conocía. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Jorge baradit, él escritor de la Historia Secreta de Chile, en una entrevista indicó que es el libro que jamás podría faltar en el velador de los chilenos, concuerdo con el.
    Excelente reseña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Concuerdo absolutamente con Baradit, es un tremendo libro, de un autor que todos los chilenos deberíamos conocer y leer. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Ricardo!
    Te odio ... me han dado muchas ganas de leer el libro porque es distinto a todo lo que he leído pero me da la sensación por lo que cuentas de que hay que leerlo con calma y tiempo y ahora mismo no puedo ... a ver si en vacaciones le hago un hueco porque me ha llamado mucho la atención pero sé que si en la media hora de descanso que tengo me pongo a leer un libro de este estilo lo iba a acabar abandonando.
    Me encanta eso de que haya mundos dentro de otros mundos, me llama mucho la atención.
    Muchas gracias por una reseña tan completa como siempre.
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  6. Hola Ric!
    WOW que pedazo de reseña. La esperaba desde que vi en goodreads que lo estabas leyendo pero wow, es todo lo que queria y mas. Manejar microuniversos, dentro de microunivesos y esa idea de aprisionamiento hasta la desaparicion me tienta muchisimo, es sin duda una obra magistral y quiero tener esta experiencia lectora, sin falta.

    Gracias!

    #RicLaRome

    ResponderEliminar
  7. Hola Ricardo! nunca he leído nada del autor, pero me gustó mucho lo que dices de este libro como para empezar con el, me llama mucho la atención cuando un libro es diferente a todo lo que solemos leer o esperar de una novela, me da curiosidad saber si lo amaré o puede que tal vez no seá lo mío jajaj
    De todas maneras muchas gracias por la reseña! cariños n.n

    ResponderEliminar
  8. Ya que estoy decidida a leer mas autores latinoamericanos. Me apunto este de Donoso. Te mando un abrazo y gracias por la entrada <3

    ResponderEliminar

¡Puedes ser el primero en comentar!